SU PESCADO PERFECTO PARA COMBINACIÓN. 

Doblemente sostenible

mayo 10, 2017 | B2B | No Comments

¿Puede algo que se importa desde el otro lado del mundo ser sostenible? ¿Un pescado criado en aguas locales es menos sostenible que el criado en Vietnam? Suena increíble, pero sí es posible. El panga es en primer lugar sostenible porque vive de residuos de arroz, tapioca, cebada y pequeñas cantidades de harina de pescado. Es prácticamente vegano, silo comparamos con el salmón u otros peces que se crían en granjas y que tienen un consumo mucho más alto de proteína animal en sus dietas.

Además, su conversión alimenticia es baja, ya que un panga necesita pequeñas cantidades de comida para crecer, y con tan sólo 140 gramos de comida, puede ganar 100 gramos. Si lo comparamos con los pollos, éstos necesitan 190 gramos con el fin de crecer la misma cantidad, pangasius es mucho más sostenible.

 

En segundo lugar, la huella de carbono que genera es relativamente pequeña. El pescado se cultiva en el otro lado del mundo y su transporte tiene que recorrer una gran distancia hasta Europa o los EE.UU. Sin embargo, esto no implica que sea más contaminante que los peces cultivados cerca. Debido a su popularidad, el panga genera un transporte también a gran escala. Se tarda tres semanas en enviar un gran contenedor lleno de pescado a Europa. Si una carga de barco contiene 400 toneladas de pescado y calculamos la emisión de combustible por kilo, la huella es menor que la generada por un pollo. Así que el lema ‘Actúa sostenible, compra localmente’ no siempre resulta ser cierto.

Las certificaciones de sostenibilidad demuestran un comportamiento responsable

Todo lo que comemos es testado, verificado y en la mayoría de los casos certificado mediante el etiquetado. Es muy complicado encontrar alimentos en un supermercado que no lo estén, ya que la etiqueta garantiza tanto la calidad del producto como un proceso de producción transparente y sostenible.

La mayor parte del panga que se distribuye desde Vietnam a Europa ha sido etiquetado con una marca de sostenibilidad, siendo la más popular la ASC (Aquaculture Stewardship Council). Los productos que contienen esta etiqueta proceden de granjas que cumplen con los estándares de acuicultura responsable establecidos por la ASC y han sido certificados por organismos independientes. Los productores tienen que demostrar responsabilidad ambiental y social hacia sus trabajadores y las comunidades locales.

Algunos de los elementos incluidos en el estándar son, la calidad del agua, los piensos, el bienestar animal, el uso de antibióticos y pesticidas, las condiciones de trabajo, los salarios, y el impacto en las comunidades locales. Un producto con esta etiqueta hace que sea más fácil para los consumidores tomar una decisión consciente sobre la compra responsable de pescado de cultivo.

0 comentarios